Corea como una economía del conocimiento “Proceso evolutivo y enseñanzas”

La República de Corea, Corea del Sur, ha venido experimentando un crecimiento económico rápido, pero aún más importante, sostenido, desde la década de 1960, lo que ha ocasionado que su pib real per cápita haya aumentado también con rapidez, capacitando así al país, que una vez fue de ingresos bajos, a unirse a las filas de las naciones industrializadas de ingresos altos, en el corto período de cuatro décadas y media. Además, la mayor parte de este crecimiento puede atribuirse a la acumulación de conocimiento, y no tanto a la de los factores tradicionales de producción, capital y trabajo. Corea ha logrado este crecimiento con base en el conocimiento, mediante grandes inversiones en educación y capacitación, impulsando la innovación con una intensa labor de investigación y desarrollo, y desarrollando una infraestructura de información moderna y accesible, todo eso a la par con un régimen institucional económico estable y conducente que posibilitó el crecimiento de las inversiones relacionadas con el conocimiento. Por eso Corea ha realizado hábilmente su transición hacia una economía del conocimiento, es decir, una economía que utiliza el conocimiento como su motor principal. Su experiencia exitosa de desarrollo basado en el conocimiento ofrece muchas enseñanzas valiosas para los países en desarrollo.

Corea como una economía del conocimiento: El proceso evolutivo y enseñanzas se produjo conjuntamente por el Korea Development Institute (Instituto Coreano de Desarrollo) y el Knowledge for Development (k4d) Program (Programa de Conocimiento para el Desarrollo) del Instituto del Banco Mundial. Es una continuación del informe conjunto del Instituto del Banco Mundial y la ocde, Korea and the Knowledge-Based Economy: Making the Transition, de 2000, el cual se realizó a solicitud del gobierno coreano. Este primer informe, dirigido principalmente a los autores de políticas coreanas, fue una mirada a la situación de la economía inmediatamente después de la crisis financiera de 1997, y se centró en presentar recomendaciones de políticas relacionadas con la economía del conocimiento para superar la crisis e impedir la recurrencia de una recesión económica similar.

En contraste con el primero, este nuevo informe sobre Corea se orienta a los autores de políticas de países en desarrollo que se encuentran en la transición a la economía del conocimiento, o intentan abordarla. Ofrece enseñanzas políticas pragmáticas extraídas de los 45 años de crecimiento basado en el conocimiento de Corea. En el informe no xii Corea como una economía del conocimiento sólo se observan las políticas y los retos actuales de la Corea de ingresos altos de hoy, sino que además se revisa su desarrollo económico histórico, desde los años sesenta, cuando Corea era aún un país de bajos ingresos, y sigue a Corea a través de las décadas, durante las cuales emprendió un conjunto de estrategias de conocimiento que la propulsaron a través de los distintos niveles de ingresos. Por consiguiente, el informe aporta enseñanzas convincentes de políticas pertinentes a los países en desarrollo en las distintas etapas de su desarrollo económico.

Descargar Libro

Deja un comentario